Con el levantamiento del estado de alarma cada vez más cercano, es el momento de preparar el vehículo para la nueva normalidad, por lo que es muy importante que seamos precavidos y mantengamos nuestro automóvil en perfectas condiciones de higiene frente al coronavirus. En este artículo te ofrecemos las claves para realizar la desinfección adecuada y efectiva de tu vehículo.

Publicación: 29 mayo 2020 – 17:30Autor: Renauto Categorías: Novedades Renauto

Con lo que ya conocemos como nueva normalidad, toca extremar la limpieza y el cuidado de la higiene del interior de automóvil. El coronavirus puede permanecer latente en superficies durante distintos períodos de tiempo, según recientes estudios, hasta 72 horas en plásticos (como el salpicadero y otros componentes del habitáculo) o hasta tres días en componentes metálicos (como los tiradores de puertas).

Higiene interior del vehículo para evitar contagios.

Durante el proceso de limpieza interior del automóvil debes prestar especial atención al volante, palanca de cambios, freno de mano, manillas, tiradores o botones de apertura y cierre de puertas y ventanillas, controles de climatización, pantalla táctil/radio, cinturón de seguridad y su anclaje, mandos y palancas de la columna de dirección, retrovisores, reposabrazos, palancas de ajustes de posición de asientos, entre otros elementos de uso habitual al utilizar normalmente el vehículo.

Desinfecta tu coche para prevenir el contagio del coronavirus

Para realizar el proceso de limpieza es altamente recomendable utilizar mascarilla y guantes (que una vez finalizada la tarea debemos desechar), así como tras finalizar la desinfección del vehículo quitarnos inmediatamente la vestimenta utilizada y ponerla a lavar.

Recuerda que es muy importante intentar no tocarse la cara durante el proceso, y tras efectuar la limpieza del interior del automóvil lavarnos las manos adecuadamente utilizando líquido hidroalcohólico.

Desinfección del habitáculo del automóvil.

Entre los materiales a utilizar, es determinante que el líquido utilizado para la desinfección cumpla con las actuales recomendaciones sanitarias.

Si bien existen muy diversos productos en el mercado, el preparado de una solución en base a 30 ml de lejía común por litro de agua, dejando actuar al menos 1 minuto, es por su precio y disponibilidad, la solución más sencilla y eficaz.

No obstante, debes tener presente:

  • Lee siempre las indicaciones de la lejía antes de preparar la solución diluida.
  • Evita la utilización de lejía concentrada, ya que es muy peligrosa y con niveles a partir del 10% es corrosiva (pH=13), pudiendo exponerte a riesgos de quemaduras en la piel, lesiones oculares, inhalación tóxica, etc. (teléfono de información toxicológica: 915 620 420).
  • Bajo ningún concepto realices mezclas con otros producto ya que la combinación puede generar gases tóxicos. En especial, debe evitarse la mezcla con productos que contengan amoniaco (su reacción química produce Cloramina, un gas altamente tóxico y corrosivo).
  • Para evitar su degradación, no prepares la dilución con agua caliente, e intenta realizar la mezcla en un recipiente opaco.
  • Si deseas realizar una desinfección muy profunda, efectúa primero una limpieza de todos los elementos del habitáculo con una solución de agua y jabón neutro, para eliminar suciedad que pueda interferir con la dilución de lejía. A su vez, parte de los microorganismos serán eliminados previamente, disminuyendo de esta manera la posible presencia de coronavirus.
  • No guardes sobrante de la dilución de lejía, ya que esta pierde sus facultades desinfectantes en un corto período de tiempo.
  • Tras realizar la limpieza y desinfección del interior del automóvil, ventila el habitáculo con las ventanillas completamente bajadas o, si es posible, con todas las puertas abiertas.
  • No guardes los paños o bayetas utilizadas para la desinfección con otros utilizados para abrillantamiento, aplicación de siliconas, etc.

El automóvil en la «nueva normalidad».

No cabe duda que la Covid-19 ha transformado y continuará transformando los hábitos cotidianos, y la utilización de nuestro vehículo no escapa a ello. En este sentido, se impone el sentido común, y la adopción de sencillas medidas de prevención e higiene pueden mantenernos a salvo de infecciones.

Contar siempre con gel hidroalcohólico en el automóvil es por ejemplo un nuevo hábito que deberíamos adoptar, utilizándolo tras repostar combustible o realizar el pago del parking en un cajero automático.

Si tu vehículo ha estado aparcado durante mucho tiempo debido a las restricciones del estado de alerta, te recomendamos la lectura de artículos anteriores en los que te ofrecemos trucos y recomendaciones para la próxima etapa veraniega.