Los discos de freno de tu coche son un elemento fundamental para una conducción segura. Es impensable utilizar un vehículo en el que el sistema de frenado principal pueda fallar, y por ello debes prestar especial atención a su estado. En este artículo vemos en profundidad el tema y respondemos a la pregunta, ¿Cómo saber cuándo hay que cambiar los discos de freno?.

Publicación: 29 septiembre 2020 – 17:10Autor: Renauto Categorías: Piezas de recambio

Los discos de freno están fijados al eje del vehículo y soportan la presión y fricción de las pastillas de freno, teniendo como resultado una reducción de velocidad. Existen diversos tipos de discos de freno:

  • Disco de freno sólido: son lisos y los más difundidos.
  • Disco de freno ventilado: diseñados con álabes entre las dos caras de la pieza para incrementar la circulación de aire.
  • Disco de freno perforado: presentan perforaciones para incrementar la refrigeración por aire y reducir peso.
  • Disco de freno rayado: evitan con mayor eficiencia la acumulación de restos entre las pastillas y el disco.
  • Disco de freno mixto: fabricados con diversas cualidades de los anteriores.

Independientemente del tipo de disco de freno montado en nuestro coche, debemos prestar atención a distintos «síntomas» que el vehículo nos transmita, como sonidos, vibración en el volante o el pedal de freno.

Indicadores del estado de los discos de freno.

La vibración del volante o el pedal de freno pueden indicar que el disco de freno presenta una deformación, provocada generalmente por cambios bruscos de temperatura o sobrecalentamiento (denominado «alabeado«).

¿Cómo saber cuándo hay que cambiar los discos de freno?

Si el vehículo produce ruidos al frenar, es posible que el disco de freno esté rayado por el agotamiento de las pastillas de freno, que están ocasionando daños críticos que acabarán con la destrucción del o los discos.

Esta señal puede indicar también la presencia de partículas metálicas, piedras o trozos de la pastilla de freno, que producen el molesto ruido cuando entran en contacto con los discos de freno.

Además de un problema en los discos de freno, la vibración en el volante también puede producirse, entre otros motivos, por una mala alineación de las ruedas, o el desgaste de los rodamientos, por lo que una visita inmediata al mecánico es lo más recomendable.

También es posible que, en condiciones normales de conducción, los frenos no ofrezcan la respuesta esperada. Si el coche es sometido a una «conducción agresiva», lo que hace que el grado de temperatura de los discos y pastillas de freno sufran recalentamientos, se producirá pérdida de adherencia y capacidad de frenada (fenómeno conocido como «fading«).

Podemos notar también que si bien el vehículo frena correctamente, necesitamos ejercer mucha más presión de la habitual sobre el pedal, o que el recorrido de este es mucho más largo. Esto nos indicará existe un desgaste en el disco de freno, o bien en las pastillas.

Cuando cambiar los discos de freno del coche.

Si bien no existe una cifra exacta en la cantidad de kilómetros que indique el momento de cambiar uno o varios discos de freno, por norma general los 120.000 km suele ser una cantidad habitual para realizar el cambio, fundamentalmente en las ruedas delanteras (en las ruedas traseras el desgaste es sensiblemente inferior).

Debes tener en cuenta que cada vehículo es un caso único, en el que además incide mucho nuestro tipo de conducción, como sucede también con el embrague.

Pero la cantidad de kilometraje no es el único indicador a tener en cuenta, debes revisar periódicamente los discos de freno y comprobar si se aprecia cualquier tipo de deformación, grietas o incluso decoloraciones. Estos problemas pueden verificarse a simple vista, comprobando a través de las llantas, o lo que puede ser más eficaz, desmontando la rueda para tener máxima visibilidad.

El grosor adecuado y seguro de los discos de freno es determinado por cada modelo y fabricante, y este establece un grosor mínimo recomendado de los discos de freno.

¿Cómo saber cuándo hay que cambiar los discos de freno?

Es habitual encontrar en la documentación del automóvil (o incluso grabado en la misma pieza), los valores de grosor en los que es obligatorio realizar el cambio. Si superamos estos indicadores, se incrementan las posibilidades de experimentar un fallo en esta pieza de seguridad activa.

Localiza ahora el disco de freno que necesitas, y ahorra hasta un 80%.

Cómo medir el grosor de los discos de freno.

Si cuentas con las herramientas adecuadas puedes comprobar por tu cuenta el grosor de los discos de freno. Necesitarás herramientas de medición especializadas, como el Pie de Rey para discos o un calibrador.

Como es habitual, si no cuentas con el material o las habilidades para hacer la comprobación, te recomendamos acudir a tu taller mecánico de confianza.

En cualquier caso, si el grosor de los discos de freno está próximo al mínimo de seguridad, evita continuar incrementando el desgaste y no esperes para realizar el cambio.

Si tu automóvil sufre problemas en los discos de freno o cualquier otro elemento del sistema de frenado, en Renauto puedes adquirir piezas provenientes de desguace con un ahorro de hasta el 80%.

Puedes comprar discos de freno de forma rápida y a través de múltiples canales, tanto en nuestra tienda online, en el portal de anuncios clasificados Milanuncios.com, también por el teléfono 968 852 256, por WhatsApp (673 502 331), por el correo electrónico pedidos@renauto.es, la sección de solicitud de piezas de nuestra web, o en nuestra tienda física en Monteagudo (Murcia).